Make your own free website on Tripod.com
Logotipo diario El Mercurio    
 Año 175 - Nro. 60053 - Sábado 25 de mayo de 2002

Artículo publicado en el diario el Mercurio, el día Sabado 25 de Abril de 2002.
   
 

Monumento a la orden masónica

 
 

El gran maestro de la Logia de Chile, Jorge Carvajal, encabezó la inauguración del monumento conmemorativo de los 140 años de existencia de la orden en nuestro país. En la foto, momento en que una grúa de Bomberos descubre la obra, ubicada en la avenida Brasil.

 
 

Un llamado a hacer prevalecer el respeto y el diálogo para la solución de los conflictos sociales, formuló el gran maestro de la Logia de Chile, Jorge Carvajal, quien se refirió al aporte de la masonería en el proceso que hoy vive el país y la comunidad nacional. Además se refirió a la relación con la Iglesia Católica, la política y la educación, en el marco de la inauguración del monumento conmemorativo a los 140 años de existencia de la orden masónica en nuestro país, el cual se erigió en avenida Brasil de Valparaíso.

El memorial masónico de 9.10 metros de altura, creado por la artista nacional Lucy Lafuente, posee tres triángulos isósceles que albergan los signos de la institución filosófica, y hace referencia a la labor desplegada por los masones en la Región desde 1862. De acuerdo a lo expresado por Carvajal, encargado de hacer entrega del monumento al alcalde porteño, se trata de un homenaje a la ciudad considerada "cuna de la masonería chilena", y a los personajes ilustres que han conformado la orden porteña con la aprobación de la comunidad.

Sobre ese punto, la máxima autoridad masónica del país dijo que la gran convocatoria que han tenido los actos de conmemoración de los 140 años de fundación de la Gran Logia de Chile, con la presencia de autoridades y miembros de la comunidad, "demuestra que la masonería es vista como una institución de colaboración y de progreso en la República, puesto que de otra manera no asistirían si pensaran que no se trata de una entidad seria, responsable, con hombres probos que realmente pueden aportar al desarrollo y crecimiento nacional".

Carvajal recalcó que la orden atraviesa por un gran momento, y que hoy más que nunca es necesario el aporte masónico a la comunidad a través del reforzamiento de los temas valóricos en el marco de la solución de los grandes problemas que tiene el mundo.

PRINCIPIOS Y VALORES

En ese sentido, argumentó que la raíz de los fundamentalismos, de los integrismos, del terrorismo, de la miseria y la pobreza, se basan en la falta de valores tanto de quienes deciden el quehacer o de quienes están en un lugar de preponderancia en un determinado momento, y "en consecuencia instituciones como la nuestra, que plantean el problema de principios y valores sin bandería en particular porque respetamos las posiciones religiosas y políticas de todas las personas, pueden hacer un gran aporte y es el momento para que los masones podamos entregarle a la ciudadanía chilena nuestras posturas".

Acerca de la relación con la Iglesia Católica, Carvajal dijo que la vinculación recíproca entre ambas instituciones está basada en la convicción de que "tanto ellos como nosotros tratamos con una institución dirigida por personas cultas, por lo que nunca vamos a entrar a una situación en que no se revele esta cualidad".

Además, insistió en que existen muchos puntos en común con la Iglesia, lo que explica la búsqueda de valores y principios similares. Al respecto manifestó que la masonería asume una labor que deben desempeñar sus miembros en la sociedad, razón por la cual es común que existan masones en las distintas instituciones sociales, ya que "nosotros recogemos hombres, los educamos, los disciplinamos y corregimos en ellos todos los defecto que nos sea posible, para que ese perfeccionamiento se traduzca en obras de bien para la sociedad".

En cuanto a los desórdenes y manifestaciones registrados en los últimos meses por parte de distintos sectores de la ciudadanía, el gran maestro Carvajal insistió en que la única manera de conseguir el entendimiento de las personas es mediante el diálogo, el acuerdo, la reflexión y el discernimiento, para evitar utilizar la violencia para resolver los problemas, más que nada porque "creo que los problemas se alargan cuando se buscan esos caminos, y se acortan a través del diálogo".

En ese plano, reconoció que la tarea de la masonería pasa por rescatar la tolerancia, el libre pensamiento y la libertad en todos los temas, respondiendo el principio de que nadie puede saber toda la verdad, gracias a lo cual "si somos capaces de practicarlo, estaremos más unidos y seremos hermanos como lo predica la Iglesia y también nosotros, porque todos no debemos a un solo origen".

 

Volver. a índice de lecturas.

Pulse aquí si quiere visitar otros diarios. .

Este artículo ha sido visitado veces

25 05 2002